5 Errores de Gestión Financiera de Repercusión Tributaria

Impuesto Empresa

La Gestión Financiera y la Tributación

euro, seem, money

La mala gestión financiera es la causa más común de los problemas con el fisco.

Qué es la Gestión Financiera 

La gestión financiera de la empresa se entiende como la administración de los recursos que cuenta un negocio o empresa para asegurar su suficiencia ante los gastos para su correcto y normal funcionamiento. Y es este punto en donde fallan muchos en empresarios de nuestro medio para tener onerosidad en el gasto tributario e ineficiencia en su gestión de política fiscal.

En parte de nuestra practica, nos hemos dado cuenta que en más del 90% de los casos en que las empresas han tenido problemas con la administración tributaria, es por causa del mal (o poco) uso de los indicadores de gestión financiera en la toma de decisiones y por consiguiente, de una mala estrategia financiera. Por lo general, una empresa falla por la mala gestión estratégica de las personas, los procesos y productos.

En el siguiente apartado enumeramos de las principales fallas con relación a estos tres factores.

Principales problemas de Gestión Financiera que Afectan Tributariamente

 

1) No apreciación de los impactos tributarios en las inversiones

Muchas inversiones en el mercado local paras las pequeñas y medianas empresas (pyme) o en muchos caso, empresas familiares, se consideran los impactos contractuales y financieros del negocio a realizar pero trastabillan en sus proyecciones por los impactos tributarios no considerados (siendo en su momento de fácil mitigación), que terminan siendo óbice para el negocio y terminando en inviable un prometedor negocio.

Caso más grave es el de que se lleva a cabo el negocio, pero al no considerarse el aspecto tributario, este termina en perdidas, las cuales se tornan en demasiado onerosas y has lesivas a los fines de las empresas.

 

2) No consideración de los impactos fiscales en el financiamiento

Igual caso del anterior es del bajo manejo en la política contable y fiscal de la empresa con respecto a los financiamientos (principalmente de entidades bancarias, pero también por comodato por terceros internos o externos). Esto ultimo, conlleva a que al no realizarse un buen proyecto financiero para la obtención de un capital de trabajo u operativo o para cualquier otro emprendimiento, puede acarrear problemas con la fuente de este, tal es el caso de prestamos entre vinculadas el cual debe de pasar por la contemplación del tratamiento entre los precios de transferencia en el caso de los intereses.

Otra es la diferencia de cambio que no es mitigada por un instrumento financiero, que si bien acarrea un problema más financiero, este se torna tributariamente relevante debido a que los intereses son deducibles hasta cierto limite desde 2019 (ratio de 3 a 1). Este hecho conlleva a que a veces existen observaciones con la administración tributaria.

Cabe acotar, que A partir del 1 de enero de 2021, los intereses por todo tipo de préstamos, ya sean contratados con partes vinculadas o con terceros independientes, serán deducibles siempre que no excedan el treinta por ciento (30%) del EBITDA del ejercicio anterior.

3) Mal calculo tributario por causa de una mala política contable

Parte de la gestión estratégica económica-financiera de una empresa es la política contable, entendida como los lineamientos para el tratamiento de cada una de las cuentas de la firma, que tienen que estar armonizados con las normas internacionales de información financiera y la normativa tributaria.

Sabiendo ello, es en muchos casos al mal uso de la contabilidad como instrumento tributario y no financieros (como es su naturaleza) hace que falle la planificación financiera dado a que se a clasificado erróneamente ciertas categorías que incrementan la base imponible y por tanto el pago del impuesto, por dar un ejemplo.

4) Desorden operativo y documentario en el manejo financiero.

Un gran problema es cuando la gestión operativa de la estrategia financiera de la empresa es mal llevada a cabo, así como un mal uso de la gestión archivística de la empresa, haciendo difícil la sustentación documentaria en un procedimiento tributario o es la gestión de una planificación fiscal.

Es preponderante que toda empresa debe de existir un orden y disciplina, en caso contrario esta destinada a fracasar.

5) Mal manejo del tipo cambio 

Por ultimo, no siendo este un ítem propiamente tributario, como se menciono en el tema del financiamiento, la gestión de las divisas en las empresas, sobre todo si estas facturan en moneda nacional y existe un descalce con los proveedores en monera extrajera y no se usa herramientas de gestión de divisas tales como por ejemplo: Fordwares, Swaps o clausulas de estabilización de tipo de cambio sobre intereses, está destinada a un rotundo fracaso en la financiación de la operación y a un pago mayor al fisco.

Conclusión

Es necesario usar la gestión financiera como herramienta para mitigar los impactos tributarios, y a estos últimos tomarlos en cuenta con respecto a todo proyecto que se emprenda en la empresa. Cada actividad en un negocio debe de tomarse como un proyecto y se debe de manejar con indicadores de gestión y resultados. Por ultimo, es siempre recomendable, no importando el régimen tributario en que se encuentre, tener la contabilidad clara y eficiente y distinguirla de la que se use para la cuestión tributaria.

 

Si desea saber más sobre estos temas, por favor contactar con David Lao (dlao@laoyconsultores.com) para que pueda ayudarle en sus retos y dudas.

5/5

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *