men, employees, suit

Todo Emprendedor debe de Tomar Riesgos, Pero con Paracaídas

Los tres profesionales, altamente especializados (y que sepan más que tú), que debe de tener una empresa exitosa.

Salta del Avión, Pero con Paracaídas

Todo empresario debe de tomar riesgos, pero riesgos controlados. Al iniciar un emprendimiento con miras a un crecimiento (y no con solo el perfil de sobrevivencia), es necesario tomar altos riesgo, y el perfil de los grandes emprendedores muestran un gran apetito por el riesgo. Ahora bien, estos riesgos deberán de ser controlados y no meros saltos al vacío (Es decir saltar del avión, pero con paracaídas).Los riesgos a tomarse, deben de ser ponderados y controlados, es decir en base a mediciones rápidas y con la data y documentación que lo sustente, así como con los profesionales adecuados que te defienden y te ayuden a la interpretación y manejo del proyecto a emprender.

Estos profesionales, deben de ser gente experta y que tengan la completa libertad de marcar los errores y consecuencias de las acciones a tomar por la alta dirección o gerencia del emprendimiento. Como mínimo deben de ser tres (a los que llamaremos ángeles de Charlie). Tratar que un solo profesional lo haga todo es ineficiente y costoso, algunos emprendedores, al parecer no tuvieron el consejo que tuvimos de pequeños, de que lo barato sale caro.

Los Tres Ángeles de Charlie

Existen (por lo menos) tres profesionales, tal cual la serie de los años 70, que todo empresario debe de consultar por cada operación que realice, para que esta no esté dada a la suerte y a cálculos a la vista, protegiendo la inversión, accionistas y el dinero a gastar, estos son:

1. El contador:

El Contador deber de ser un profesional experto en finanzas o normas de información financiera, así como un conocimiento importante en las normas tributarias. Agudo en el análisis e interpretación de estados financieros. Siempre es importante el ver los impactos tributarios, contables, financieros y legales de las inversiones.

2. El abogado:

El abogado de las empresa, debe de ser uno experto en derecho corporativo. El error que hemos observado, es que contratan a un abogado “todista” y el que mucho abarca, poco aprieta. Un ejemplo pequeño es que a la hora de empezar un proyecto familiar, mandan a diseñar una minuta en notaría bajo estándares de la normativa de la ley de sociedades, pero sin pensar sin las vicisitudes a posteriori de la cuestión sucesoria o en el caso de la liquidación.

Ojo, para hacer un negocio es mejor asegurar las ventas antes que los productos, es decir saber contratar a futuro y negociar. El indicado para ello es un abogado.

3. El Financiero:

  Este debe de ser un controller o Auditor Financiero, aunque también puede ser un CFO. Toda inversión debe de pasar por un mínimo de proyección financiera, para ver la eficiencia y rentabilidad, caso contrario lo estamos dando a la suerte y al probable fracaso y bajo crecimiento (aunque podemos entrar en la trampa de la generación de liquidez). El financiero debe de elaborar de las cuentas anuales de la empresa, trabajar con el departamento contable y tributario para señalizar la política interna, detectar desviaciones que perjudiquen a los accionistas, ayudar a conseguir buena financiación a través del ordenamiento financiero interno, entre otras muchas funciones que ayudan al empresario a crecer.

Por ultimo, el empresario sabe que la empresa es como un hijo, este no le pertenece, sino que le pertenece al mercado. Por ello buscará que le ayude la mejor gente para que ese hijo pueda valerse por sí mismo y lo enorgullezca.

Si desea saber más sobre este u otros temas, favor de contactar con David Lao (dlao@laoyconsultores.com) o Francisco Lao (flao@laoyconsultores.com).

5/5

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *