La Lógica de La Sunat

AUDITORIA TRIBUTARIA: LA LÓGICA DE SUNAT [1]

Rate this post

La historia de los tributos nos enseña que se requieren necesidades de orden público como seguridad, salud, educación, transporte entre otros y para que el Estado a través de su gobierno pueda cumplir con estos objetivos es necesario que los gobernados provean estos recursos financieros y este Estado lo revierta a la sociedad.


Las empresas actúan con una lógica de mercado


Las instituciones del estado actúan y desarrollan sus actividades con una lógica institucional es decir se rigen por normas y procedimientos legales que regulan su actividad, este modelo está incorporado en la conducta del funcionario público, en contraposición los ciudadanos y las empresas actúan con una lógica de mercado[1]. Esta contraposición de intereses crea tensión entre los servicios recibidos y las prestaciones de los tributos por parte de las empresas.

La lógica institucional mal entendida crea conductas crean situaciones irónicas practicas todos los días pero que lamentablemente son una realidad, ejemplos abundan: No se puede desaduanar alimentos donados, medicinas de carácter social, prótesis de rehabilitación en meses porque le falta una firma un papel, etc. O ahora ultimo NO podemos atenderte en el centro de salud porque no tienes tu DNI físico (Documento de identidad como si no existiese la interconexión con RENIEC[2], Etc.).

Las instituciones en general y profesionales tampoco ayudan a procrear un clima de armonía y equilibrio en el actuar de estos dos tipos de conducta. Las sociedades con más respeto a sus ciudadanos e instituciones actúan más en función a principios que sus reglas, nosotros esperamos que todo sea reglado (normas jurídicas) sino automáticamente calificamos como “vacío de la ley” y en esto no ayudan los profesionales formados desde la universidad con este paradigma.

En este contexto la Administración tributaria -SUNAT- siempre va actuar con una lógica institucional, cumpliendo con su competencia de administrar los tributos internos y de los derechos arancelarios y en función de sus facultades de: recaudación, determinación y fiscalización, así como su facultad sancionadora. Con mayor razón y presión tratara de elevar la recaudación y cumplir con el presupuesto público del 2018.

Tratar de incorporar prácticas de mercado como cambiar las esquelas por cartas de invitación y otros son intentos de mejorar las relaciones con los contribuyentes -deudor tributario-son esfuerzos interesantes, pero que en la realidad se obstaculiza por esta oposición de conductas, sobre todo con empresas que no han considerado como parte interesada a la SUNAT en su plan de negocios.

En Lao y Consultores siempre estaremos atentos a asistirlos en evaluar y dar respuestas a sus riesgos tributarios.

Francisco Javier Lao Escalante

flaoescalante@hotmail.com

flao@laoyconsultores.com

[1] Cada uno es libre de su iniciativa privada; ganaste, perdí, gané, perdí, sin auspicio de solidaridad muchas veces y tal vez esto obligó al surgimiento del buen gobierno corporativo.

[2] Registro Nacional de Identificación y Estado Civil

Leave a Reply

Loading...